domingo, abril 25, 2010

Un primer plato diferente: Albondigas de queso cremoso de cabra


Se viene el veranito y no queremos comer nada demasiado elaborado y menos que menos encender el horno!

Por eso hoy les dejo un primer plato que hace las veces de comida completa.
Vamos por partes!

Lo primero es lo primero:

un salteado de hongos (setas varias) con cebolla, un diente de ajo picadito, perejil.
Saben hacerlo? limpiar champignons, ya lo he explicado en varios posts; luego, colocamos "un hilo finito de aceite" sobre una sartén y colocamos una cebolla cortada "paisana", es decir, cortes que dejen la cebolla en cuadraditos de 1 cm. de lado. Bien facilito, no?
Doramos la cebolla con el ajo picado (sal y pimienta, al gusto). Pueden agregar tomillo fresco y el resultado será aún mejor.
Cuando esté dorada le agregamos los champignones (o las setas preferidas de la familia) hasta que estén cocidos.  Retiramos, espolvoreamos con perejil fresco picado y reservamos.

Lo segundo será siempre segundo:

Compramos un buen queso de cabra cremoso.
Lo mezclamos con un poco de emmental rallado.
Condimentamos con sal y pimienta.
Si el sabor les resulta muy fuerte pueden agregar una cucharada de queso cremoso.
Sal, pimienta, guindilla molida (ají molido), semillas de amapola, perejil, tomillo fresco, sésamo tostado (el oscuro).... todo esto, todo junto, lo agregamos a la mezcla de quesos.
Mezclamos.
Probamos y rectificamos sal y pimienta, si es que hiciera falta.
Colocamos en un bol limpio, tapamos "a piel" con film de polietileno y llevamos al frigo por dos horas. Es la manera en la que el queso va a absorber los sabores que le hemos agregado y tomarà consistencia para poder armar las famosas albóndigas del tamaño que queramos.

Tercero:
preparamos una buena vinagreta para aderezar hojas verdes, bonitas, frescas.
Sal, aceite y aceto balsàmico. La sencilla, la de todos los días. Revolcamos las hojas sobre la vinagreta, las mezclamos bien para que queden bien impregnadas y sabrosas.

Armado del plato:
con la vinagreta que nos ha sobrado, formamos una base en el plato; colocamos luego el salteado de champignones y cebolla; las albondiguitas encima; luego ubicamos las hojas verdes.
Cortamos unos tomates cherry para darle color al plato. Para terminar, ciboulette (cebollino) cortado finito finito, que le dará buen sabor y un toque de distinción adicional.

Y eso es todo!
Pueden preparar las albóndigas con anterioridad (por ejemplo, el día anterior a servirlas) con la condición de que las cubran bien con film de polietileno para que no se sequen.

Espero que les guste la idea!
Hasta el próximo post,
Grace

3 comentarios:

Hilmar dijo...

Me parece genial la idea, y lucen absolutamente deliciosas. Qué platillo más impresionante!!
saludos,

Graciela dijo...

No solamente lucen geniales.... son riquiiiiiisimas!!!! prueba y veràs, no te vas a arrepentir! y no puedes decir que no son simples de hacer, no es cierto?
Seràs una Diosa en la cocina con esta entrada bien apetitosa y sencilla!!!!
Ahh, me olvidé de comentar que la vinagreta que me sobra de las hojas verdes, la reparto entre los platos a servir para hacer un "fondo", cual si fuera una salsa.
Saludos!!!

Graciela dijo...

Ya corregí la receta incluyendo la vinagreta... fue un olvido imperdonable! cambia totalmente el plato... perdón amigas!