jueves, febrero 28, 2008

El "Bizcochuelo de mi Abuela Generosa"

Este bizcochuelo ha hecho las delicias de mi infancia. Mi abuela era famosa por él y no había quien no se deleitara comiéndolo.

Ingredientes:

Harina Leudante Blancaflor 500 gr;
Azúcar común 2 tazas chicas 100 gr;
Manteca (mantequilla) pomada 200 gr;
Leche 2 tazas;
Huevos 3;
Sal 1 pizca;
Ralladura de limón: 1 unidad.

Procedimiento: Batir en bol de acero o de vidrio con batidor de varillas la manteca con el azúcar hasta que quede blanca y bien cremosa. Este procedimiento se denomina “batir a blanco”. Si se hace en una batidora, detener el batido y remover con espátula el fondo ya que los batidores no llegan a batir completamente toda la preparación.
Agregar los huevos de a uno mezclando muy bien entre uno y otro para que el batido no se corte.

Secretito: en pastelería, los huevos deben encontrarse a temperatura ambiente. Nunca usarlos apenas los sacamos de la heladera/nevera/frigorífico porque malogran cualquier preparación. De llegar a cortarse, colocar el bol a baño maría y batir hasta integrar.

Tamizar la harina. Ir agregando a la preparación anterior la harina de a cucharadas, mezclando en forma envolvente para evitar que se hunda; agregar la leche, también a cucharadas. Ir intercalando estos dos ingredientes hasta que la preparación, en su conjunto, parezca una crema con consistencia no muy liviana.

Molde: Enmantecar (engrasar) un molde de 24 cm de diámetro y azucararlo (si, azúcar en vez de harina. No es tóxica como la harina sin cocinar y forma una capa caramelizada muy tenue que es deliciosa). Recomiendo los moldes de silicona. Son muy prácticos y las preparaciones no se pegan.
Cocción: llevar a horno mediano (180º) durante aproximadamente 45-50 minutos. Controlar cada 15 minutos que no se dore demasiado la superficie. Debe quedar de un color tostado claro. Para constatar si la cocción ha resultado exitosa, introducir un palillo de madera en el centro. Si sale seco, es que el bizcochuelo está listo. Otro punto a tener en cuenta es que el bizcochuelo comienza a despegarse de las paredes del molde. Si está muy despegado, nos pasamos de cocción y puede resultar un poco seco.

Se puede servir solo o acompañado de una crema chantilly o pastelera. Relleno con dulce de leche y cubierto con chocolate es exquisito.